h1

Viajes de fin de curso

14 septiembre, 2003

He encontrado esto que escribí hace un par o tres de años, justo después de volver del viaje de fin de curso de Bachillerato, y me ha hecho ilusión volver a leerlo.

A la mayoría de nosotros nos encanta viajar: conocer diferentes culturas, diferentes paisajes, diferentes personas, etc. Sin embargo, hay una clase de viaje que no reúne, salvo en raras excepcionesm ninguna de tales características. Ni gente nueva, ni paisajes excéntricos ni, por supuesto, cultura. Me estoy refiriendo a los viajes de estudios.

Un viaje de estudios consiste en emborrachar a un mínimo de 25 alumnos durante una semana entera, llevarlos de excursión un máximo de dos veces (y
a lugares donde abunde la cerveza y los bares en general), y dejarlos decir gilipolleces ante la guiri de turno. Todo esto localizado en un lugar de veraneo extremo, como por ejemplo, Mallorca.

La primera etapa del viaje es un ligero adelanto de lo que será la semana: el barco. Cientos y cientos de madres llorando ante tal pérdida, preocupadas por la “mala gente” que tiene su retoño como compañeros, sin llegar a imaginar que su propio hijo es el encargado de repartir el chocolate entre los compañeros. Miles de frases como “Que te comas todo lo que te ponen!” o “Que le hagas caso a las profesoras!” inundan el puerto. Sólo las mas atrevidas lanzan un “Y duchate todos los dias!”

No ha hecho más que poner un pie en el barco y el empollon de la clase ya está vomitando sobre la azafata. La tortilla de biodramina no ha hecho efecto. Probablemente el chico en cuestión acabe blanco y tirado por alguna de las cubiertas. Solo al dia siguiente, a la hora de recoger las maletas, se darán cuenta de tal perdida.

Luego está el hotel. Todos van esperanzados en alojarse en un hotel con un nombre exotico, como “Hotel Daikiri” o “Tupinamba”, incluso “Sunset Garden”. Probablemente acaben en el Hotel Ahinco, Hotel Paca u Hotel Julai. La piscina de 100 metros cuadrados resulta ser una piscina hinchable de Carrefour. El baño con jacuzzi es una palangana donde para hacer el efecto jacuzzi (ya sabéis, fabada & cuescos), tienes que ponerte en cuclillas con peligro de que te pille por banda el botones, que te guiña un ojo y te enseña su diente de oro al cruzarse contigo en el pasillo. Los suculentos manjares dignos de las más grandes deidades resultan ser patatas fritas por doquier (McCain, por supuesto), una ensalada vomitiva (ugh, esa oliva se mueve), el típico pincho de tortilla que lleva doce años en el hotel (le tienen tanto cariño que se refieren a él como “Torty”) y de postre Petisuis de mora, (se dejaron de fabricar en el 1994). Las suites que todos esperan que sean amplias, con camas de dos metros de ancho, sábanas impolutas y unas vistas al mar resulta parecer que ha habido un malentendido: efectivamente, han cuidado el tema de los dos metros cuadrados, pero en lugar de la cama, esas son las medidas de la habitacion en si. Las vistas al mar se han convertido en una esplendida vista de un callejon donde se pasa droga.

Dejadme hacer hincapie en un tema que ya he comentado: las guiris. Hay que ver la de gilipolleces que se hacen delante de una guiri. Las conversaciones más inverosimiles por tal de pillar cacho tienen lugar en esta etapa del viaje.

– Jelou, biutiful.
La guiri te mira por encima del hombro y suspira.

– Guachurneim?
– Loretta – contesta la guiri poniendo los ojos en blanco.
– And yu laik maiself? Wanna enrrolleixon? In de bed? Ñogo ñogo?

Ella no entiende nada.

– Yu an mi uuufff aaaahhh oiiixxxx?
– Sorry?
– Yes, jarl, ai put mai zing on yur chuminow and den aaaaarf uurf jurl jurl
– I don’t understand…
– GUANA FAC!!??

Bofetón al canto.

Luego está, volviendo al tema gastronómico, el fenomeno hotelero conocido como “Pic Nic”. Un dia, las profesoras deciden pasar el dia en “Magalluflo”, conocidísimo pueblo turístico. Para ello deciden pedir el servicio de Pic Nic. ¡No! ¡Pecadoras! ¡Inconscientes! Al momento, vienen con 28 Bolsas del Pryca que empiezan a repartir. Siempre está el capullo que se queda sin bolsa. Perdemos media hora hasta que el gracioso que ha cogido dos, confiesa aburrido.

– No lo abráis ahora, que sea una sorpresa! – Nos aconseja la recepcionista.

Y le hicimos caso, a la hijalagranputa. Son las 3, hora de comer y nos disponemos a catar eche pedacho de manjar. 27 bollos de pan por bolsa, 3 tranchetes (que ha pasado a convertirse en una especie de Blandiblub amarillo que repta por la bolsa) y un malacatón con tan sólo seis gusanos… Un lujo. Ni una servilleta; tienes que acabar limpiándote con la manga.

Otro dia que pedimos el pic-nic (dime masoca) nos sorprendieron con bacalao de dos dias atrás.

– Guau! Qué lujo! Qué extraño!

Pobres de nosotros, no vimos que no llevábamos agua. Las últimas palabras de la recepcionista fueron por telefono: ¿Lanjarón? ¡Compro 25.000 acciones!

Y si hay algo que no se caracteriza precisamente por su bajo precio en Mallorca es el agua. Total: tres deshidrataciones. Ni en el hospital nos dejaron beber de la fuente… No sabia que mi lengua me podia llegar hasta el ombligo… Si me hubiese visto caPerucita le hubiese hecho palmas el censurado.

(Nota: caPerucita = exnovia de cap0)

Por ultimo, quiero comentar el curioso hábito que adoptamos los estudiantes cuando entramos en una tienda de Souvenirs: robar. Pero ya que robas, roba un bote de colonia, o unas gafas de sol… Pero no.

– Mira lo que he pillao! Un cortauñas con un holograma de la virgen de Monserrat!
– Yo he cogío esta baraja de tios en bolas…
– Joer, Manolo, qué raro eres…
– Yo no he podido resistirme a robar una postal de una tia con un vestido de lagarterana…
– Si?? Te lo cambio por el bolígrafo con reposabarbillas!

Un desastre, oiga…

En fin, esto y mas cosas suelen ocurrir en un viaje de fin de curso, que por cierto, es un tema que da mucho de si (por qué la ultima maleta en llegar al aeropuerto es siempre la mia? Por que el guiri que tengo al lado mio en la playa esta como una gamba y yo que llevo nueve horas tumbado sigo blanco como la mente de Aznar? Por que todas las suecas feas han ido a parar a mi hotel? Por que el recepcionista era la viva imagen de Freddy Krugger?)

7 comentarios

  1. Que malas son las generalizaciones… Supongo que a donde fuisteis de excursión fue a Magalluf, no? Claro, no fuisteis a “un conocidisimo pueblo turístico”, si no a un infierno llevo de alemanes borrachos y de “holligans” (se escribe así?) el cual yo no pisaría ni aunque me pagasen.
    Por supuesto, el agua no es carisima, todo depende de dónde te metas.

    Es curioso, cuando vas a un viaje de este tipo, nunca vas a los sitios que realmente merecen la pena. Yo fui a París, la ciudad me encantó, pero Eurodisney es vomitivo.


  2. Es curioso lo de Magalluf. Cuando tenía unos seis o siete años me inventé una palabra que me hizo mucha gracia: Magalluflo. No tenía ningún sentido. Y la he seguido utilizando puntualmente hasta fecha de hoy. Años después, voy de viaje de fin de curso y me dicen que el hotel está en Magalluf. A veces me pregunto si fue pura casualidad o si realmente de pequeño oí la población de Magalluf y lo adapté a magalluflo… Expediente X.

    En cuanto a lo demás que comentas, piensa que todo lo que escribí hace 3 años son no más que tópicos: ni probé el picnic, ni ligué con guiris (se podría decir simplemente “ni ligué”), etc. Cuando escribí esto puse Mallorca como podía haber puesto Lloret de Mar, Benidorm o cualquier otro.

    Y coincido con lo de Eurodisney: da miedo. Es todo tan dulzón, tan pasteloso, han querido hacerlo tan Disney que da miedo.


  3. Joder, que es solo humor y parodia, cuando hace burla de otras cosas no le recriminamos…

    Y yo me he reído de lo lindo.

    Sigue así, fiera ;-)


  4. Ni comparación con mi viajecito de fin de curso a Turquía cuando yo tenía 17 años.
    Hotel: Camarote colectivo al lado de la sala de máquinas del carguero-crucero.
    Comida: Rara y cruda.
    Eventos: Robos, juegos a dados, borracheras esquivando a la tripulación de turcos que nos acosaban taimadamente.
    Viajes culturales: Regateos en el Gran bazar.
    Conclusión: Istambul es maravilloso en los documentales de la tele.


  5. Buen post, a pesar del tiempo sigue vigente


  6. mira capo soy de mallorca y te lo digo eso de magaluf es un puta paraiso de guiris tio!!!!
    rubias tremendas y mas golfas q la madre q las pario vamos cada dia te enrollas con 9 y te follas a 1 todos los veranos el mismo cuento llego con el rollo alas 6 y media ami casa weno tio esto e sel puto pàraiso y pa ligarse a toda esta panda de golfas te lo aseguro no hace falta ni hablar hay q tener cara dura auuu besos alas chatis y os recomiendo


  7. al mallorquín de allí arriba,¿que es eso de cara dura?, que quieres decir con eso?, y lo que cuentas ya será un poco menos



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: