h1

Esta sopa es la polla!

12 noviembre, 2003

Una mujer demandó a una conocida cadena de restaurantes de pescado de EEUU tras encontrar un preservativo usado en su sopa de almejas

Hay que admitir que la noticia tiene miga (si a alguna de las hembras que me lee no le parece raro encontrarse un preservativo en la boca así como así, quiere venir a cenar conmigo mañana por la noche? Hace algún tipo de comida rápida?). Sin embargo, hay otra cosa de la noticia que me llama mucho la atención. Según la noticia, la víctima dijo “No hay ninguna duda de lo qué era. Nosotras somos mujeres adultas. Creánme, he visto esto antes”.

¿Qué es lo que ha visto antes? ¿Un condón en la sopa? Perdone señora, pero usted debería dejar de ir a restaurantes baratos.

El caso es que imagino que lo que la señora quiso decir es que indudablemente, aquello que tenía en la boca era un condón (“Bsí bsí, bdo hay bduda: bdo que dengo en da boca es un bdesedvativo”). A sus 48 años afirma que ha “visto eso antes”. Enhorabuena, señora: es usted una mujer de mundo, con una gran experiencia.

Pero esto me lleva a imaginar que, para que esta señora diga “estoy segura de que eso es un condón”, alguien le tuvo que llevar la contraria.

– Oiga, camarero, tengo un condón en la sopa…
– A ver, déjeme ver… No, señora, creo que se trata de una confusión.
– Ah sí? Y qué es entonces?
– Es un… fideo.
– Un fideo, hijoputa? Esto es un condón!
– No no, es un fideo, señora.
– Tengo 48 años. He visto esto antes.
– No no, es un fideo…

“He pasado unos días infernales”, dijo Sultan, que alegó haber perdido el apetito sexual. Es normal que lo haya perdido: tuvo un empacho sexual del copón. Al parecer, la protagonista de la noticia ya ha denunciado a la empresa de restauración por daños y prepucios.

Pero PajasMentales tiene una exclusiva. Sabemos cómo fue a parar el preservativo usado allí. Tenemos informaciones que nos dicen que lo había puesto su marido allí a propósito. “Ves, Paqui, como no cuesta tanto tragárselo?”, fueron sus últimas palabras como hombre casado.

4 comentarios

  1. jajaja y no te digo nada de cómo se le puso la boca cuando le dió el flatito…


  2. Eso sí que es sopa con tropezones…


  3. ja, ja, ja, ja, menuda tragaldabas, aunque el cocinero debía de ser un poco más cuidadoso, ja, ja, o tal vez la camarera….


  4. El chef no tuvo precaución con los condonmentos



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: