h1

Lavabos

18 febrero, 2004

Hay ciertos desaprensivos que no tienen cosa mejor que hacer que montar un bar. Pero los hay que rizan el rizo, como por ejemplo mi tía Paqui que es peluquera y me ha dado 50€ si anunciaba su peluquería en mi weblog.

Pero volviendo al tema, si ya de por sí los lavabos de los bares son desagradables, hay un factor que todavía los hace más irritantes. A mí, personalmente, me molestan los cartelitos con moralina que hay en los lavabos. Me refiero a esos en los que eufemísticamente te están diciendo “Hijoputa, mea dentro” o “La escobilla sirve para algo: limpie sus propias costras de mierda”.

Hay dos variantes. La primera “Por favor, deje el lavabo como le gustaría encontrarlo”. Tengo un amigo, Carlos, que cada vez que entraba en un bar de éstos, pedía una fregona y una balleta y se ponía a limpiarlos. “Qué pasa, decía, a mí me gustaría encontrarlos limpios”.

La segunda variante es muy similar en cuanto al texto, pero muy diferente respecto al significado: “Por favor, deje el lavabo como le ha gustado encontrarlo”. Suponiendo (que no costará mucho), que el 99% de los lavabos públicos están encharcados por residuos de gente con poca puntería, que los lavabos están embozados de mierda, que hasta las cucarachas van con chanclas para no pisar ese suelo tan asqueroso, etc., me toca mucho los cojones que el que ha colgado el cartel dé por sentado que me ha gustado encontrármelos así!

Cuando me encuentro un cartel de éstos últimos, hay que obrar de una de las dos siguientes formas:

1- Ir y darle de hostias al dueño del bar al compás de frases como “el marrano lo será su señor padre” o “todo el mundo puede mear en el suelo; intente que los demás clientes meen en el techo”.

2- Hacer caso al cartel y complacer al dueño del bar, y dejar el lavabo como nos ha gustado encontrarlo. Es decir: pongase encima del lavabo y mee desde las alturas, o intente cagar en el lavamanos, o cree su particular paseo de la fama de Hollywood imprimiendo sus manos, con su propia mierda, en el suelo del lavabo.

3 comentarios

  1. Y el de… Mee feliz, mee contento, pero por favor… mee dentro!!!


  2. ay que me meo de risa y voy a mojar el suelo !!!! Jajaja


  3. Otra cosa son los cartelitos ininteligibles para saber si son los de caballeros o señoras. Por ejemplo cuando en una puerta ves un circulo y en la otra un palito. O el hombre con el frac y el sombrero de copa ¿ que pasa, que no puedo entrar con chanclas y camiseta de tirantes? ¿ no seria mas facil para todos que pusiera HOMBRES o MUJERES? La verdad es que un bar tiene mil motivos para dar de ostias al dueño.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: