h1

Raulito en la RAE

22 septiembre, 2004

Esta es mi reivindicación de la semana: quiero que Raulito tenga su propio sillón (con dos cojines para que no quede muy bajito, claro está) en la Real Academa Española de la Lengua (RAE). ¿Por qué? Muy sencillo.

Imaginen la situación: si usted va por la calle y le dice un hombre “Disculpe, caballero, pero ha sido verle la cara y llegar a la convicción de que usted es un pedazo de gilipollas”. ¿Cuál sería nuestra respuesta? Seguramente un “tuputamadre” o “te vi a poné una querella que te vas a cagá por la pata abajo”. Eso está muy bien, pero a medida que pasan los años nos vamos olvidando de expresiones que en nuestra infancia decíamos con frecuencia y que son muy nuestras. A mí, personalmente, si alguien me dice eso por la calle, me encantaría decirle “Rebota, rebota, y en tu culo explota”.

Existe la variante de “en tu culo explota”, que personalmente a mí me gustaba menos: “traspasa, traspasa y en tu culo encaja”. Aún así, estas expresiones deberíam seguir siendo utilizadas.

¿Por qué esas expresiones que tanto utilizamos de más pequeños desaparecen de nuestro léxico así, rápidamente, sin previo aviso? Sin duda, se trata de un fenómeno más extraña que la Campos haciendo aerobic. Es por ello que creo conveniente que alguien como Raulito forme parte de la RAE, para iluminar a los listillos cuatroojos de la Academia sobre expresiones castizas.

Otro ejemplo. Estamos sentados en un parque y en el banco de enfrente hay un tío que nos mira fijamente. “¿Qué miras?”, le decimos. Seguramente el otro se hará el loco y desviará la mirada. Pero cuando éramos niños ese problema no existía. Yo, personalmente, miraba fijamente a los niños esperando que me dijeran algo (hay que ver con qué con 6 años uno puede ganarse una reputación de rarito de la forma más tonta). A la que me decían “Qué miras?”, una sonrisa se dibujaba en mi boca. “El peo que te tiras!”. Era el rey del patio del cole, todas las niñas querían jugar conmigo. Hasta que un hijoputa vino un día con una réplica que me quitaría la popularidad para siempre:

– ¿Qué miras? – Me dijo, el muy cínico.
– El peo que te tiras.
– Tu madre lo recoge y lo que sobra pa tu comida.

Me quedé boquiabierto. “Qué listo es el cabrón…”, me dije, maravillado.

El año siguiente conseguí recuperar mi reputación de molón durante un breve lapso de tiempo, gracias a un truco similar al anterior.

– ¿Qué pasa? – Me preguntaban.
– Un burro por tu casa – contestaba yo.

De nuevo todas las niñas me hacían caso: me enseñaban sus braguitas de los Fruittis, jugaban a papás y a mamás, me tocaban la entrepierna (tendríais que haber conocido a la Jenny de mi clase, lo putón que era… Siempre supe que llegaría lejos. Estuvo saliendo con un primo del guardaespaldas de Antonio David). El caso es que poco duró mi alegría. El mismo hijoputa que me había hundido en la miseria volvió a repetir su gesta.

– ¿Qué pasa?
– Un burro por tu casa.
– Por la mía pasa y por la tuya caga.

Maldito hijoputa…

8 comentarios

  1. Tú de pequeño eras Manolito Gafotas, ¿verdad?


  2. Me siento identificada, yo era con otro dicho, todo iba bien con el..:¿QUE?-a lo que el otro respondia-CACAHÚE-de ahí ya pasamos a-EN LA BOCA TE CAGuÉ-pensabais que kedaba ahi todo?no no…luego venia-CON TUS DIENTES ME LIMPIÉ-y en fin luego vino ya el despiporre y te soprendian con el…-Y DE UN BRINCO A TU HERMANA ME TRINKE….jaja estos niños….


  3. Ja, Gafotas. Esa es buena.


  4. Has olvidado un detalle importantísimo!!!

    el ‘rebota rebota…’ no tenía efecto alguno si no iba acompañado de aquel mítico gesto que se hacía con las manos… se entrelazaban y se ponían hacia fuera (en plan crujida de dedos), como haciendo de red de rebote…

    ains, q tiempos.


  5. jajaja, lo tuyo de verdad que son pajas mentales..lo demás tonterías!. Jaja, lo que daría por verte la cara mientras cieberplasmas esas pajas sobre el cieberpapel.

    Me rio con ellas, pero hoy m he tronchao. No me vendría mal tu compañía en uno de estos viernes de oficina!


  6. Te dejaron un poco traumatizao a ti en el cole, no??jeje. Realmente nuestra versión no era “en tu culo explota”, explotaba el culo directamente (“rebota, rebota, tu culo explota”)


  7. Y lo de: “¿de qué vas?” y el otro respondía: “de barrabás, que mola más”. Y alguno seguía con: “moja pan y lo verás”. Cuanto más extendías las frases, más chiulito eras… Qué tiempos de inocencia.
    Pero lo de “rebota rebota y tu culo explota”… No había entendido el significado hasta ahora…
    ;)


  8. Muchas veces subestimamos a los niños…algunos de ellos son la reencarnación de Satanás.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: