h1

Berberechos Con Nocilla

24 noviembre, 2004

Tras conocer los inicios de los Capeatles, la redacción de PajasMentales publica el egundo de una serie de tres capítulos sobre esta fabulosa banda de mie… de rock.

2. Berberechos con Nocilla

Muy pronto (sobre las 7 de la mañana) los Capeatles ya se habían convertido en un trío: John Cappon, Paul McCapo, George Capisson y Ringo Scapp (Capisson y Scapp eran muy bajitos, por lo que los dos juntos contaban como una persona).

Empezaron a tocar en un garito de mala muerte llamado “The Capern”. Pronto (sobre las nueve), un tipo judío llamado Leg Umbre se fijó en su forma de tocar, en especial la de John Cappon, que era muy cariñoso, y cuando hablaban siempre le tocaba el pelo. Fue el propio Umbre el que consiguió que los Capeatles fueran contratados por una multinacional: Nike. Los envió a África, a una fábrica de zapatillas, para que con lo que cobraban se pudieran grabar su propio disco. Doce años después, John, Paul, George y Ringo volvían a su Liverpool natal para grabarlo.

Se encerraron en un estudio durante cinco días. Al final, tuvieron que salir, con avanzados síntomas de desnutrición. Volvieron a encerrarse, esta vez con comida dentro. No tardaron en salir a buscar agua. Días después ya habían grabado su primer disco: “Berberechos con Nocilla”.

Llegaron al número uno de todas las listas, incluso en la lista de la compra de muchas amas de casa. Fueron, de la noche a la mañana, un grupo que movía auténticas masas, concretamente de pizzas: Leg Umbre les metió a trabajar en un Telepizza para pagarse su segundo disco, al que titularon “Segundo Disco”, en un alarde de genialidad e imaginación.

Su popularidad fue creciendo en tamaño, igual que sus fans (la culpa la tuvo unas chocolatinas que comercializaron con el nombre del grupo, y que causó verdaderos problemas de sobrepeso en los fans). Los Capeatles hicieron varias películas (Leg Umbre, para que pudieran grabar su tercer grupo, los metió a trabajar en una fábrica de negativos de celuloide para cine), conocieron a Elvis y a Bob Dylan, y a los Capping Stones; se iniciaron en el mundo de las drogas (para grabar su cuarto disco, Umbre los convirtió en camellos), y finalmente, a mediados de los 60 grabaron la que sería su gran obra maestra: “Seargent Cap0’s Little Penis Club Band”. Dicen que si escuchas el disco al revés puedes coger un verdadero dolor de cabeza.

Pero todo no era un camino de rosas. Pronto, John Cappon conoció a su esposa japonesa Yokap0 Ono, que empezó a tambalear los cimientos de los Capeatles. Literalmente: compró una demoledora y se dedicó a ir derrumbando las casas de los otros Capeatles.

Pero eso lo veremos en la tercera y última entrega de este monográfico de los Capeatles.

3 comentarios

  1. En el Club de la Comedia buscan nuevos talentos justo ahora, y con un monólogo como este ganabas seguro. ¿Alguna vez te lo has propuesto?


  2. No te drogues tanto en Salamanca…
    El incienso del opusiano pajillero te está afectando demasiado


  3. Linkeando he llegado hasta aquí y hace 10 minutos que no puedo parar de reír!!!!
    Espero la tercera parte!;)
    Saludos desde BCN.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: