h1

POSÍ

15 diciembre, 2004

Posí no es sólo el nombre del friki más bizarro de la televisión. Posí, desde ayer, tiene un nuevo significado para mi. Posí son las iniciales de un fenómeno que ocurre en lo más hondo de mis entrañas (no confundir con los retortijones pre-diarreicos). Posí significa Placer Orgásmico Sin Introducirla. Posí es una forma de vida: son todas aquellas situaciones que le provocan a uno un placer intenso, sin necesidad de mantener relaciones sexuales o, en lenguaje médico, sin necesidad de mojar el churro. El P.O.S.Í. es una forma de vida.

Descubrí la existencia del POSÍ ayer en el autobús, de camino a casa. Al lado mío había una señora con su hija pequeña, un ser repelente con chándal de Minnie Mouse que se tiró diez minutos jugando con sus muñecos extraídos de un huevo Kinder en el respaldo de mi asiento, dandome golpes en mi nada despreciable melón que tengo por cabeza en varias ocasiones. Entonces el bus llega a mi destino, y sorprendentemente Mamá Pánfila y su adorable hijita la Adorable Jennyfer también se levantan para bajar. La niña se pone de puntillas, bajo el botón de “Solicitar Parada”, diciendo:

– Dejame a mí, mami, dejame a mi, yo, yo, yo quiero apretarlo, yo quiero, dejame a mi, dejame a mi…

Y en el momento en que, haciendo un esfuerzo sobrehumano poniéndose de puntillas, está a punto de llegar al botón, alargo el brazo y soy yo el que lo pulsa.

Eso es un POSÍ: el placer que obtienes al ver la cara de gilipollas que se le ha quedado a la niña, que tenía todas las ilusiones en apretar un simple botoncito. Igual le he causado un trauma a la niña y acaba en la calle prostituyéndose y drogándose, o incluso acabe siendo funcionaria.

Pero, ¿y lo que me he reído?

7 comentarios

  1. Pasaba algo parecido en un episodio de “Sexo en Nueva York” que vi hace poco, pero en vez de en el bus tenía que ver con los botones de un ascensor. Y sí, el placer que consigues debe ser lo más. ¡Yo quiero que me pasen cosas así, jopetaaaa!


  2. Seguro que entonces la madre se ha des-enpanfilado de golpe. Que bueno :D!


  3. Jejejejeje, yo también he hecho eso alguna vez.


  4. Cierra los ojos, imagina que esa niña se ha puesto a llorar nada más bajarte tú, aún llora. Dentro de 14 años formará parte de una cadena de prostitución y lo único que conserva de su infancia es el nombre de su heroina: Minnie. Así la conocen sus clientes. Un día sales por la noche a celebrar que tu obra de teatro ha recaudado más que Cats. Tus amigos llaman a pedir el servicio de unas meretrices y aparece ella. Te reconoce porque tú arruinaste su vida. Se acerca a tí, se pone de puntillas, saca una navaja y…

    Así te pensarás dos veces la próxima vez que haces una de esas…


  5. Ey!
    Ese argumento en plan Kill Bill-escena manga- está un poco trillado… digamos que la niña simplemente se fue a casa, encendio la tele y en ese momento el encefalograma se tornó plano, como si de una muerte cerebral se tratase.
    Me encanta tu blog, sigue escribiendo!!


  6. Eres un cabronazo: Yo soy el padre de Jennyfer…

    No en serio, me parece un poco cruel, pero entiendo lo que sientes. De todas maneras, la culpa es de la madre por no educar a la niña como es debido. Tu comportamiento ha sido sólo una consecuencia de la mala educación que la Jenny está recibiendo.

    Me mola tu blog.


  7. McGüil:
    “tú arruinaste su vida. Se acerca a tí, se pone de puntillas, saca una navaja y…”

    …y te apuñalas tu mismo, por joder no más.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: