h1

3 situaciones embarazosas

9 septiembre, 2005

Tres situaciones embarazosas:

1. Estás con tus compañeros de curro, explicando cualquier tontería, y ves que realmente les hace gracia lo que estás diciendo. Estás orgulloso, seguro de tí mismo. Acto seguido vas al lavabo, meas, te miras al espejo… y ahí está: Felipe. Felipe es un mocarro gigante que se ha instalado en tu nariz, a lo Tarzán, colgando de un pelillo. Se balanzea de un lado a otro y te mira, chulesco: “Qué! Qué pasa!”. ¿Se reían mis compañeros de mí o de Felipe?

2. Vas a FNAC a comprar un disco (porque ha sido imposible encontrarlo en el Emule). Pagas con tarjeta, y oyes la frase fatídica: “no me la coge”. ¿No me la coge? Pásala bien, puta imbécil garrula, que llevas maquillaje hasta las orejas e igual ha caído algo de pote en la banda magnética, piensas. Pero en realidad dices: “Uis, qué raro… acabo de comprar y me la ha aceptado…”. ¡Mentira! Pero eso siempre se dice. Es embarazoso, porque la chica te mira mal, desconfiando, pensando que quieres timarla. Los de la cola te miran mal por la misma razón. Se oyen cuchicheos tales como “no se la coge”, “qué morro tiene” o “seguro que es yonki”.

3. La tercera situación embarazosa tiene como protagonista a Rizadín. Rizadín es un personaje que todo hombre conoce (las mujeres supongo que también, pero no sé qué grado de ¿embarazo? ¿embarazamiento? ¿embarazosamiento? le provoca). Rizadín es una caja de sorpresas: nunca sabes dónde y cuándo va a aparecer. Supongo que ya sabéis que aspecto tiene rizadín: de pelo de polla, exactamente. Puedes estar en una reunión de trabajo y justo al lado tuyo, en la mesa, un pelo de polla mirándote, desafiante. Se presenta un dilema: hacerse el loco y arriesgarse a que se piensen que es tuyo, cogerlo y tirarlo al suelo (situación muy asquerosa, porque normalmente estás convencido de que no es tuyo) o fingir un ataque de tos para hacerlo volar, con el riesgo de que le caiga en el vaso de café al jefe. Rizadín tiene estas cosas.

Hoy he sufrido las tres situaciones.

Por cierto, he fingido tos.

10 comentarios

  1. Joder que chungo, sobre todo lo de Felipe xD


  2. me ha encantado tu post! me ha parecido tan divertido pero a la vez es cierto todo lo que cuentas. esas situaciones de la vida en ls que bueno,,, pues eso te sientes “embarazado”. un saludo, vendre a ver el blog ciao


  3. Rizadín? eso es porque no te depilas…


  4. Todos tenemos a un Rizadín o dos en nuestra vida. Gracias por la idea, ya tengo para un nuevo post.


  5. yo me hago la cera y así no tengo esos problemas


  6. Tres preguntas que me corroen por dentro:

    1) ¿Te has quitado a Felipe de la nariz o lo has dejado ahí, por si era el motivo de que se rieran contigo/de ti?

    2) Entonces, ¿eres yonki o no?

    3) ¿Rizadín era tuyo?


  7. Él: Sí, sí y espero que no.


  8. También puedes coger a rizadín con los dedos, mirarlo fijamente y decir al compañero de al lado: ¿es tuyo?


  9. Pa mi te ha faltao otra tambien super embarazosa y, no lo neguemos, que a veces pasa:
    Estas con un grupo de gente, o con una sola persona, da igual.
    Vas al baño, a mear y….. esa puta gotita o salpicadura cae sobre tus inmaculados pantalones empapándolos.
    Joder, los malabarismos que hace uno pa salir del baño.
    O no?


  10. No entiendo por qué Rizadín ha de ser un pelo de polla… yo, a lo largo de mi vida he escupido bastantes y nunca me he metido una polla en la boca.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: