h1

Bodorrio

17 octubre, 2005

Este fin de semana se celebra la boda del año. Al menos para mí, ya que es la única boda a la que me han invitado. Por algo será…

No soy un tipo muy sociable, por lo que todavía se me hace más difícil. La novia en cuestión es una amiga malagueña, con la que me llevo muy bien, pero cuyo entorno no conozco demasiado. Y entre esto, y que tengo una predisposición a cagarla mucho, me temo que va a ser una pesadilla.

Para empezar, ¿qué le regalo? ¿Algo del todo a 100? ¿Unos gatitos de porcelana? ¿Le doy dinero, cual prostituta? En tal caso, ¿cuánto? Me dicen unos amigos que lo normal es pagarse el cubierto, como mínimo, y que suele subir a unos 80 euros. Así que la he llamado para decirle que no se preocupe, que ya me llevo yo el cubierto de casa, que 80 euros por un tenedor y un cuchillo es un robo. Eso que me ahorro.

Pero también me tengo que comprar ropa. “Tienes que ir arreglado”, me dicen. “Cómprate unos pantalones de pinza y una camisa”. Sí hombre, si fuí al entierro de mi abuelo en chándal, me voy a vestir como un ministro para ir a la boda.

Pero lo que más miedo me da es el momento de la ceremonia. Como el cura diga lo de “¿Alguien tiene algo que objetar?”, yo lo siento, pero no voy a poder reprimir un grito: “Sí, yo! Os están timando 80 euros por un cuchillo y un tenedor, imbéciles!”. Es que el tema del cubierto me ha tocado la fibra sensible.

También soy muy especial para comer, y me han dicho que de menú hay confit de fuá, con fantasía de caviar y un hojaldre de berberechos al pil pil. Cuánto daño está haciendo Ferran Adrià al mundo de la hostelería… ¡Bistec y patatas, coño! Al final, me veo comiendo aquel maravilloso invento que descubrí siendo pequeño: ganchitos mojados en coca cola. Sí, amigos: todos lo hemos hecho, y son deliciosos.

Otro aspecto que me preocupa, es el desmadre después de comer. No entiendo lo de “que se besen, que se besen!”. Desde los quince años que llevan saliendo, estoy harto de verlos besarse. Propondré que se grite: “Que se la chupe, que se la chupe!”. Ya que es un día especial, que lo sea para todos. Y después seguiré: “que se besen los padres de la novia”, aún sabiendo que el padre murió hace tiempo. Y aprovecharé para sacar a la luz ese sutil sentido del humor que me caracteriza para gritar: “Necrofílica, necrofílica!”. Je, je… Es una broma que nunca deja indiferente.

Total, que voy a ir a la boda a sufrir y que espero que me inviten al divorcio, que al menos, nos reiremos más.

14 comentarios

  1. Primero? Primero? Soy el primero!! yujuuuu!!!

    Ejem, en otro orden de cosas te propongo que en vez de que le corten la corbata al novio le desgarreis las bragas a la novia…queda mas bizarro pero seguro que tambien hace gracia…
    Muy bueno tu blog, tienes un nuevo lector!!


  2. Siempre que voy a una boda tengo la esperanza de que los padrinos y padres de los novios acaben a tartazos entre si, discutiendo quién a aportado mas dinero para el folclore.(las tartas de boda ¿no son horrorosas todas?)


  3. Ya ya… pero seguro que estás esperando el día del enlace para poder pasarte toda la tarde en la mesa de los solterones/nas… y pillar una tormenta de campeonato y tirar la caña a lo bruto a las primas del novio (no-vio!), y hablarles de tu blog, y esooo que todos hacemos en los bodorrios.. incluso cuando llevamos pareja!

    Ojo que no te metan el dedo en el ojo!


  4. joer, pues yo una vez si que estuve en una boda que acabaron mal los de una familia con los de otra.
    A hostias no, pero casi.
    Que verguenza, madre, que verguenza…


  5. Yo prefiero las patatas fritas rebañadas en helado de Mcdonalds.


  6. jajajaja, es que no puedo de verdad. yo aun soy joven para asistir a bodas pero vamos, creo que algunas son el fiel reflejo de la españa profunda y rancia. suerte! y zampa mucho


  7. Y me llamaban rara por comer patatas con helado… veo que no soy la única. :D


  8. Otra variante conocida a lo de los ganchitos es usar patatas chips, de esas de churrería con burbujas. El tema es llenar las burbujas de Cocacola y zamparselas de un bocado.


  9. ja…………ja……………ja


  10. jejeje.. muy bueno ! estás enfermo ! como yo !


  11. En la mia, despues de los susodichos “que se besen” con las variantes tipicas, mi cuñao (por parte de hermana) saltó con lo de “que se besen los padres de la novia”, sin tener en cuenta (o a causa del exceso vinicola) que estos estan separados de hace mas de 10 años, y que estaban alli despues de otros tantos sin haberse visto y con las respectivas parejas. Aparte de un silencio sepulcral, lo siguiente que se oyo fue la silla de mi cuñada (hermana de mi mujer y famosa por su mala leche) arrastrandose, el repiqueteo de los tacones en dirección al susodicho, y el insulto a 20 centimetros de su oreja, que resono como si lo hubieran dado por los altavoces. A partir de aqui, la boda fue muy entretenida…


  12. En eso de que es una broma que nunca deja indiferente tienes toda la razón.

    Y eso de “Que se la chupe Que se la chupe!” me lo apunto para la próxima boda a la que vaya. Voy a triunfar.


  13. Utube

    Utube


  14. UTUBE

    UTUBE



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: