h1

Mascotas (II)

9 septiembre, 2009

Hace bastantes meses ya os hablé de mi obsesión por las mascotas. Si algo me ha servido viajar por los EEUU, aparte de para constatar que en Chicago si gritas “Aaaaah! Chicago y Chimeo!!” se pierde el chiste, es para traer más y peores mascotas que algún subnormal con poder de decisión ha decidido incorporar a la imagen de su empresa. Si bien ninguna consigue superar al terrorífico frankfurt que se sirve ketchup a si mismo para ser devorado, debo reconocer que el nivel es bastante alto.

Para empezar, DSCN1645tenemos a la mascota de ‘James‘, que se dedica al comercio de huevos. La reunión del equipo de márketing de la empresa, formado por un joven cuyos padres eran hermanos, y un politoxicómano, fue más o menos así: “Vamos a ver, Jimmy. Nosotros, ¿qué vendemos? Huevos. ¿Y si -y lo digo como una posibilidad, igual estoy muy loco- y si la mascota fuera un… huevo?” “Lo has vuelto a hacer, Kevin. Lo has vuelto a hacer”.

Y sí, sí. Un huevo con coloretes, sin duda sonrojado por la vergüenza de ir desnudo excepto por sus flamantes Converse. Nunca una mascota había definido mejor a sus creadores: unos huevos tan grandes que se les puede poner un sombrero de cocinero. Un aplauso para Kevin y Jimmy.

Pero la mascota que me robó el corazón es un clásico en EEUU. Se hace llamar Mr. Peanut, y efectivamente, es un cacahuete. Pero un cacahuete es algo, a priori, desagradable para la vista, con su cáscara arrugada cual testículo de anciano, y de sabor amargo, cual testículo de anciano. ¿Cómo hacer de un cacahuete algo atractivo, con clase?

peanutEfectivamente: con chistera, bastón y monóculo. Nadie con la suficiente clase como para llevar chistera y monóculo puede hacer daño a nadie. Si Hitler hubiera vestido como Mr Peanut, la historia le hubiera juzgado de una forma diferente. Como mucho se le habría acusado de ‘bribón’.

Es tal el glamour de Mr Peanut que, aún vistiendo mallas de licra y zapatos de claqué, no pierde esa seguridad en su mirada, ese savoir faire.

Aunque no conviene mirar más de 20 segundos a Mr Peanut, porque puede pasar fácilmente de vestir como un gentleman, a parecer decir ‘sí, bueno, es posible que haya tocado a algún niño’.

Aún así, creadores de Mr Peanut: ¡bravo y hurra!

(Continuará…)

13 comentarios

  1. Al menos el slogan de James tiene sentido…

    Hoy en día cualquier persona que se vista con zapaticos de charol y sombrero de copa es un abusa-niños (aka: El querido Maicol)

    Nunca has probado cacahuetes garapiñados?


  2. […] Mascotas del mundopajasmentales.wordpress.com/2009/09/09/mascotas-ii/ por seth1981 hace pocos segundos […]


  3. No le veo la gracia. James y yo hemos trabajo duro para conseguir esta marca.


  4. Reconozco que hacía tiempo que no me arrancabas una carcajada con un post y este lo ha conseguido, esta muy bueno o tal vez sea que estoy más receptivo porque hace 10 minutos se ha producido un hito historico, es la primera vez que me gano algo mandando un sms al 7775. That’s the question.


  5. Te olvidas de un gran icono patrio, ya modificado luego del cambio de look: la antigua patata asada del Papasá, riéndose mientras le vertían aceite hirviendo por encima.


  6. Vaya… Me deja usted perplejo ante tanta creatividad…


  7. A mí lo que más me turba es ver un huevo y un cacahuete con ingles y axilas. ¿Soy el único?

    Por cierto, me hace mucha gracia esta forma que tienen de atribuirle a las mascotas un sexo concreto pero prescindiendo de los genitales. Acaban utilizando los mismos recursos que veríamos en las puertas de los lavabos de un bar. Mr. Peanut claramente podría identificar un servicio de caballeros mientras que el huevo con esas mejillas rosas podría señalar el de señoras.

    Lo curioso de este caso es que están en EEUU y el inglés, como idioma, no distingue el sexo de las palabras. Así pues, ¿por qué un cacahuete es un señor con monóculo y chistera? ¿Por qué la granja de James está representado por un huevo maquillado como una furcia? ¡Qué me aspen si lo sé!


  8. ¿Soy yo la única a la que le ha llamado la atención que el autor sepa a qué sabe el testículo de un anciano? XD

    La Rata Infecta.


  9. Pues no, la verdad, ¿tú de pequeña no ibas de colonias?


  10. Deberías hablar algún día de la obsesión que tienen los creadores de las mascotas/dibujos animados por los guantes blancos. Y les da igual que sea un ratón o un cacahuete. No, en serio, esto hay que pararlo ya.


  11. Al huevo le colocas una chorra y gana en presencia y originalidad.

    El cacahuete efectivamente ya es feo de cojones con gorrito o sin gorrito. Merece ser engullido por gordo cabrón (que es el gordo de Austin Powers).


  12. Qué clase Mr Peanut!

    por cierto, ahora mismo en A3 acabo de ver a Lucía Etxebarría, ha conseguido avergonzarse a si misma, como siempre…


  13. El Opositor, de hecho hay un motivo para los guantes blancos. El guante sirve para esconder la muñeca, y hacer así mucho más fácil el proceso de animado.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: